Cómo usar (bien) un aire acondicionado

Todos los avances tecnológicos, como el aire acondicionado, mejoran nuestro bienestar y dotan nuestra vida de confort. Es importante saber usarlos y conocer todas sus características y posibilidades para evitar un mal uso o excesiva exposición que haga de una buena experiencia una causa totalmente contraria. Para evitarlo, todos los aparatos de aire acondicionado deben cumplir una normativa y los usuarios y organismos públicos y empresariales seguir una serie de indicaciones de uso para evitar, por ejemplo, enfermedades tan serias como la temida Legionelosis.

La normativa europea para aires acondicionados y climatizadores

En cuanto a la normativa europea en la materia, ésta se centra especialmente en las medidas de prevención, instalación y mantenimiento de los equipos imponiendo una serie de normas y requisitos a los productores y fabricantes de aparatos de aire acondicionado y uso para lugares como hospitales, empresas o sitios comunes. También, cuando la vida útil de cualquier aparato de aire acondicionado llega a su fin, existen unos protocolos para su recogida, tratamiento ya como residuos o reutilización. No cumplir normativa puede devenir en la aplicación del régimen sancionador ya que se pueden producir daños muy serios en la salud de los consumidores.


Las enfermedades no las causa el aire acondicionado, las causa su mal uso

El aire acondicionado es un electrodoméstico más que hay que cuidar y mantener; si no se realiza el mantenimiento y limpieza de filtros y depósitos de agua, se pueden acumular hongos y bacterias que luego se esparcen en el ambiente produciendo enfermedades de tipo respiratorio. La más temida es la Legionelosis producida por la bacteria Gran negativa aeróbica, organismo que se aloja en climatizadores, muy infecciosa. La Legionela no es más que un mal uso y mantenimiento en los equipos de climatización. Con las medidas oportunas y la limpieza adecuada, podemos olvidarnos de ella.

Además de la Legionelosis, otras bacterias y hongos se pueden alojar en los filtros y depósitos de agua produciendo bronquitis, neumonías o alergias crónicas. Este tipo de dolencias son muy típicas tanto en hogares como en oficinas y lugares comunes.

Olvídate de constipados y gripes veraniegas

En los hogares, y cuando se orientan mal las aletas de los aparatos, especialmente en verano, es muy común la aparición de resfriados y enfriamientos por el contraste de temperatura entre calor y frío. También, tanto en verano como en invierno y al no usar humificadores para contrarrestar la sequedad del entorno que provocan los aparatos de aire acondicionado, la sinusitis suele ser una de las afecciones más comunes además de malestar en la zona nasal y la garganta por la sequedad.

Siempre está sobre la mesa el debate en torno a los pros y contras del uso del aire acondicionado. Definitivamente, es uno de los aparatos domésticos o para lugares comunes más útiles que existen. Todo en el uso de un buen aire acondicionado son ventajas, el mal uso y la falta de mantenimiento y limpieza son los que hacen que este pueda ser perjudicial en algún momento puntual. De ahí proviene esa creencia de que hay personas a las que los aires acondicionados y climatizadores de aire afectan a la salud. Realmente, si se usan debidamente, mantiene el ambiente con la humedad correcta y el mantenimiento es el correcto, los aparatos de aire acondicionado son inocuos e inofensivos para cualquier persona y para cualquier edad.

Experto en instalación y reparación de equipos de aire acondicionado de Mitsubishi Electric. Frigorista con 20 años de experiencia. Carnet manipulador gases fluorados todas las cargas. Carnet instalador, mantenedor RITE Clima/Ventilación. Carnet instalador ACS. Pregúntale lo que quieras en los comentarios.


Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.