Por qué no debes comprar ni utilizar un aire acondicionado portátil

El aire acondicionado ha pasado de ser un artículo de lujo a una necesidad en buena parte de nuestra geografía. La variedad de modelos y precios ha contribuido a su uso para conseguir una climatización agradable.

Sin embargo, este incremento en su utilización no se ha acompañado de la debida información. Esto lleva a muchos consumidores a elegir equipos de aire acondicionado que no son recomendables. A continuación, te explicamos por qué el aire acondicionado portátil no ofrece la calidad que se espera de este tipo de climatizadores, para que puedas tomar la mejor decisión antes de comprar.

¿Es recomendable el aire acondicionado portátil?

Si tenemos en cuenta la eficiencia energética, la durabilidad, la comodidad e incluso la salud, los equipos portátiles de aire acondicionado no son recomendables. Entre sus desventajas están estas cinco razones:

  • Consumo elevado: estos aparatos suelen tener un consumo eléctrico que puede variar entre los 1000 y los 2000 kW/hora. Imagínate el recibo que te puede llegar en los meses de mayor uso.
  • Funcionan siempre al máximo: otro aspecto que encarece su uso es que no tienen una tecnología que permita regular el funcionamiento del compresor. Cuando se alcanza la temperatura deseada se paran, y en cuanto cambie vuelven a ponerse a funcionar al máximo de potencia.
  • Ruido excesivo: en comparación con los aparatos fijos, los portátiles no suelen estar bien diseñados acústicamente para reducir la emisión de ruido. Si estás viendo la tele tendrás que subir el volumen, con lo que habrá todavía más ruido en casa. Y para dormir son un auténtico suplicio.
  • Tubo de salida antiestético: para renovar el aire necesitan una salida mediante un tubo que debe llevarse al exterior. Para que sea eficaz debe adaptarse una ventana, una puerta o una pared que dé al exterior. El resultado estético es lamentable y no siempre es fácil hacerlo bien, así que incluso la ventaja de ser portátil se ve limitada.
  • Su gran tamaño: la mayoría de estos artículos son excesivamente grandes. Se hace complicado trasladarlos y encontrarles un sitio adecuado en el salón, dormitorio, cocina o en el lugar de trabajo. Su aparatosidad es otra desventaja que los hace menos portátiles de lo que se promete.

Es mejor comprar calidad

Además de las desventajas señaladas, los equipos portátiles suelen tener filtros y otros componentes de baja calidad, lo que puede ser dañino para la salud si no se cambian a menudo. Por otra parte, a pesar de su consumo no siempre son capaces de climatizar de forma adecuada el espacio donde se coloca.

En resumen, el aire acondicionado portátil no es recomendable y deja mucho que desear cuando se compara con los equipos fijos de máxima calidad, como los que te ofrece la marca Mitsubishi Electric. Si vas a invertir en climatización, decídete por la calidad y no tires tu dinero.

Comentar