¿Cuál es la temperatura ideal usando aire acondicionado?

La temperatura más adecuada para el confort cuando estamos en casa con aire acondicionado genera siempre debate ¿Sabes por qué?

La temperatura que elegimos en nuestra casa cuando utilizamos el aire acondicionado tiene muchas repercusiones en nuestro bienestar y salud.

No hay una temperatura perfecta. Normalmente cada persona tiene unas preferencias distintas en el uso del aire, y eso es totalmente lógico. No obstante, es muy importante saber que a veces algunas de las prácticas habituales que se llevan a cabo en el empleo de la climatización pueden perjudicarnos y causarnos resfriados, dolores de cabeza u otros perjuicios. Normalmente, estos se achacan al funcionamiento del propio aire acondicionado, pero no es así: Todo depende de cómo se utilice la máquina.

Por ello es importante conocer las recomendaciones básicas para conseguir un clima de confort sin excesos que puedan mermar la salud. A continuación os explicamos las más básicas para que las tengáis en cuenta.

Consejos para conseguir el mejor clima en casa

Los grados que le asignamos al termostato no debe ser siempre la misma cifra como se suele creer en ocasiones. Hay muchas variables que influyen en la temperatura que tenemos en el interior a parte de los grados asignados. Uno de los factores fundamentales es el clima de la calle, y como medida unificadora se suele aconsejar que la temperatura sea en el termostato no tenga una diferencia mayor de 10 grados a la que hay en el exterior.

Al hilo del anterior punto, las temperaturas que pongamos en invierno y en verano han de ser diferentes. Entonces, ¿Qué temperatura iría mejor para cada época del año? Se suele recomendar que en verano sean entre 23/26 grados y en invierno entre 20/21. De esta forma también se evita los saltos de temperatura entre el interior y el exterior, una de las grandes causas de resfriados.

Una circunstancia con la que hay que llevar cuidado es llevar cuidado cuando dormimos. No se debe dejar la misma temperatura que cuando estamos despiertos, puesto que cuando descansamos nos baja la temperatura corporal y el clima en la calle es más bajo por la noche. Para ello bien podemos subir unos grados la temperatura o bien podemos dejar la máquina en el modo “descanso” o “sueño” si esta dispone de esta funcionalidad.

Por último, hay que tener siempre en cuenta todo lo referido a la construcción y situación del edificio, donde influye la orientación, las horas de sol, el uso de toldos, la luminosidad… Todo esto es difícil de calcular, por lo que se recomienda consultar con profesionales para que orienten en cada caso.

Experto en instalación y reparación de equipos de aire acondicionado de Mitsubishi Electric. Frigorista con 20 años de experiencia. Carnet manipulador gases fluorados todas las cargas. Carnet instalador, mantenedor RITE Clima/Ventilación. Carnet instalador ACS. Pregúntale lo que quieras en los comentarios.

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.