Por qué es importante ventilar y reducir la humedad en el ambiente

Desde que éramos pequeños nos han inculcado la importancia de ventilar las habitaciones, sobre todo las que se destinan para dormir. El clásico domingo donde todas las ventanas de la casa se encuentran abiertas no es una costumbre arcaica sin sentido, es una de las medidas más importantes para mantener un hogar confortable y sano para sus habitantes. Ventilar consiste en sustituir el aire ambiente del interior de una habitación por aire fresco. Una definición sencilla de entender pero que ni se lleva a la práctica de forma tan habitual como cabría esperar ni se valora como se merece.

La importancia de ventilar correctamente

Una habitación donde se ha dormido de media 8 horas muestra un ambiente cargado, opresivo, donde nos encontramos como mínimo incómodos al levantarnos de la cama. En épocas de temperaturas extremas tendemos a cerrar las ventanas de noche, haciendo que el aire en su interior no tenga forma de renovarse correctamente. Si además utilizamos la misma habitación para actividades como estar en el ordenador o descansar a lo largo del día haremos que el aire se encuentre todavía más viciado, complicando la propia acción de ventilar al encontrarnos nosotros en su interior.


  • Expulsar malos olores. Todos los elementos en una habitación desprenden olor aunque no nos demos cuenta. Desde muebles hasta las sábanas de nuestra cama, en las habitaciones cerradas sin una correcta ventilación el olor tiende a acumularse de forma perceptible pero difícilmente identificable desde nuestra posición. Si añadimos elementos como humedad o ropa de uso diario podemos crear un ambiente tóxico que nos impedirá disfrutar de nuestra estancia en esa habitación.
  • Sanear el aire presente. Cuando dormimos consumimos oxígeno de la habitación en la que nos encontramos. Una persona de 70 kilogramos consumiría aproximadamente un 1,55 % del oxígeno presente en situaciones ideales de conservación, cifra que se dispara en la mayoría de hogares por la falta de ventilación. Si no procedemos a ventilar a lo largo del día el ambiente se mantendrá prácticamente tal y como lo dejamos al despertarnos: con menos oxígeno de lo normal. ¿Debe cundir el pánico? Para nada, pero recuerda que el oxígeno es una de nuestras fuentes de energía más importantes, sintiéndonos cansados y sin motivación cuando nos encontramos en ambientes poco saludables debido al ambiente cargado presente.
  • Evitar la presencia de hongos: La calidad del aire en una habitación está directamente relacionada con la presencia de hongos y bacterias. Como fuentes más habituales encontramos humedades y el uso de productos químicos para la limpieza, haciendo que el ambiente se vuelva opresivo si no ventilamos frecuentemente. El moho nace a partir de condiciones de climatización pobres, permitiendo que haya temperaturas extremas y un cuidado deficiente de los elementos presentes en la habitación. Solo con ventilar ya conseguiremos evitar en gran medida la aparición de bacterias, pero recuerda que una correcta limpieza será obligatoria si queremos asegurarnos del buen estado de la sala. Presta especial atención a la decoración en forma de alfombras y a las habitaciones donde se fume habitualmente.

Formas de ventilar nuestro hogar

Cuando pensamos en ventilar lo primero que se nos viene a la mente es abrir la ventana del dormitorio durante un rato y cerrarla al volver. Aunque no es errónea sí peca de simpleza al no tener en cuenta características como la filtración de aire o el llamado efecto chimenea. En el primer caso las habitaciones siempre tienen pequeñas filtraciones a través de rendijas y huecos, mientras que el efecto chimenea produce una descompensación entre el aire caliente del interior y el aire frío de fuera que impide que se renueve al completo al acumularse en la parte superior. Una forma práctica de plantearse la ventilación es combinar el uso de las ventanas disponibles junto a un sistema de aire acondicionado que nos ayude a purificar el ambiente ahorrando tiempo y complicaciones.

Ventanas en el dormitorio

La forma más correcta de ventilar con ventanas es crear una ventilación cruzada donde el aire tenga una zona de entrada y otra de salida para que pueda renovarse al completo. Un truco muy común es aprovechar la puerta de la sala para abrirla junto a la ventana mientras el resto de la casa se ventila, encontrando la clásica imagen de una casa con todas las ventanas y puertas abiertas en domingo mientras se limpia. Normalmente con media hora será más que suficiente, sobre todo si a lo largo de la semana hacemos ventilaciones parciales al despertar para que el aire se encuentre en movimiento constantemente aunque no lo renovemos al completo.

Otra opción es recurrir a la ventilación instantánea combinando a lo largo del día pequeños periodos de tiempo con las ventanas abiertas al completo. Útil cuando no disponemos de una mañana completa para limpiar la casa y queremos utilizar la habitación en épocas donde el frío invita a cerrar toda entrada de aire. Recuerda que el calor en verano también entra por la ventana afectando al ambiente de la habitación, tendrás que evitar las horas más calurosas para ventilar.

Aire acondicionado

Recurrir al aire acondicionado es uno de los mejores trucos cuando disponemos de poco tiempo, nos encontramos en un ambiente con temperaturas extremas o simplemente es una habitación interior sin ventanas la que queremos ventilar. Desde hace años empresas como Mitsubishi Electric han ido añadiendo sistemas que garantizan la eficacia de sus aparatos para esta función, renovando el aire de la habitación a la temperatura que nosotros queramos regular. Los filtros incluidos en el aire acondicionado garantizan que las bacterias que pudiera haber en el ambiente no se propaguen por la sala, expulsando en todo momento un aire limpio que nos ayudará a ventilar la habitación.

Además, el aire acondicionado es el mejor sistema para reducir la humedad. Como la temperatura del aire la controlaremos nosotros podremos evitar la incómoda sensación de abrir todas las salidas de la casa al completo, haciendo que se filtre el aire mientras mantenemos un ambiente cómodo reduciendo la humedad paulatinamente. De esta forma, el ambiente se sentirá menos cargado y reduciremos la probabilidad de que aparezcan hongos.

Experto en diseño, instalación y reparación de equipos de aire acondicionado Mitsubishi Electric. Carnet instalador, mantenedor RITE Clima/Ventilación y Carnet instalador ACS. Amplio conocimiento de todas las gamas de climatización de Mitsubishi Electric. Contacta con él en: info@lowcostclima.es


Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.